Las fuentes de El Objetivo, celebración del fact checking

En este blog ya hemos hecho referencia anteriormente al fact checking en general, y en concreto al programa televisivo El Objetivo de La sexta, dirigido y presentado por Ana Pastor, como ejemplo paradigmático de esta corriente del periodismo que hace un uso intensivo de una de las funciones clave de la documentación en periodismo: la verificación de datos. el objetivo marzo 2015En efecto, la verificación de informaciones, casi siempre de ámbito político, tiene en este programa su más claro exponente en estos momentos en España. Recordemos que en las “verificaciones” (la sección del programa explícitamente dedicada a ello), comprueban afirmaciones de personajes públicos, dictaminando tras la consulta a fuentes si son falsas, verdaderas o engañosas. El programa trabaja no solo con fact checking sino que se inscribe plenamente en la tendencia más amplia del Periodismo de datos, con secciones como El españolisto. Además, en su web nos ofrece la impagable sección Nuestras fuentes, en la que descubre la consulta de fuentes efectuada en cada programa, en ocasiones explica con detalle el proceso realizado y muestra asimismo los enlaces a las mismas.

Hoy traemos aquí un listado de algunas de las fuentes utilizadas en los programas de El Objetivo en lo que llevamos de temporada. He hecho una selección de las que nos indican en la web (no las he recogido todas pero están la mayoría). Esta relación persigue comprobar cuales son las fuentes más utilizadas habitualmente en verificación de información de actualidad (en este caso, de ámbito casi siempre político), lo cual creo que puede ser de interés para aficionados, profesionales y estudiantes de temas de documentación periodística o documentación audiovisual. Veamos primero la relación y después, las posibles conclusiones.

Relación de fuentes

09/11/2014Pedro Sánchez (secretario general PSOE): “España tiene las tasas más altas de universitarios de la OCDE”.Falso: nos pasan 14 países. Fuentes: Web OCDE: Informe Education at a Glance Indicators 2014

09/11/2014J. Antonio Monago (presidente Extremadura): “Soy el presidente de comunidad autónoma que menos cobra con diferencia”. Falso: es el 5º que más cobra, con 77.295 euros brutos mes. Fuentes: Boletín Oficial y/o sitio web de cada comunidad autónoma (16); documento de Presupuestos del 2014; por ejemplo, Presupuestos 2014 de Extremadura

23/11/2014Ana Mato (ministra Sanidad): “Hay 268.612 nuevos beneficiarios [de servicios sociales] en España y las listas de espera se han reducido un 43,7%”. La 1ª afirmación es Falsa: si se cuentan altas y bajas, el resultado es de 15.500 personas menos en el sistema de dependencia; la 2ª afirmación es Engañosa: cifra correcta pero se debe a la exclusión del sistema por parte del Gobierno de los dependientes de grado 1. Fuentes: Portal de la dependencia; Observatorio estatal para la dependencia

07/12/2014. Fátima Báñez (ministra Trabajo): “No solo hay más empleo en España, sino que también hay más “empleo de calidad”… Porque ha subido la contratación un 25% este mes, llevamos meses de subida continuada de la contratación indefinida”. Engañoso: de los contratos firmados el último mes (1,7 millones), solo el 4,7% (66.000) son indefinidos a tiempo completo (condiciones consideradas por expertos como “empleo de calidad”). Fuentes: Ministerio de Empleo y Seguridad Social: nota de prensa datos empleo noviembre 2014

el objetivo - nuestras fuentes07/12/2014. Sección El españolisto: ¿Cómo será la población en España en los próximos 50 años?. Fuentes: Web INE: Nota de prensa “Proyección población en España 2014-2064

14/12/2014. Dirigentes del PP: “España tiene la Ley de la Transparencia más avanzada de Europa”. Falso: en ranking “Global Right to Information Rating”, España ocupa puesto 64 de 100, con 76 puntos de 150; se corrobora con consulta con expertos, y comparación portal de la transparencia español y británico. Fuentes: Global Right to Information Rating; Portal de la transparencia español; Web de la transparencia del Reino Unido: regalos y viajes de miembros del Gobierno británico

18/01/2015. Rafael Catalá (ministro Justicia): “[en la administración de justicia] en el orden laboral no hay tasas”. Verdadero, pero con matices: el Gobierno sí que aprobó en 2012 esas tasas, pero posteriormente el Tribunal Supremo las desestimó para el ámbito laboral. Fuentes: Portal Administración de Justicia; Tasas judiciales;  BOE: Ley 10/2012 de 20 de noviembre;  Acuerdo del pleno no jurisdiccional de la sala cuarta del Tribunal Supremo sobre las tasas en el orden social, día 5/06/2013

01/02/2015. Mariano Rajoy (presidente del Gobierno): “Según Bloomberg nuestro sector sanitario es el quinto más eficiente a nivel mundial”. Falso: en el informe de Bloomberg de 2014 sobre los sistemas de salud más eficientes a nivel mundial, España aparece en el puesto 14, por detrás de Italia (3), Francia (8) o Ecuador (13). Fuentes: Bloomberg: Most Efficient Health Care 2014: Countries 

01/02/2015. Pablo Iglesias (secretario general Podemos) [sobre el “caso Monedero”: “Los servicios específicos de consultaría atendiendo al artículo 19 de la Ley de incompatibilidades, no obligaban a Monedero a obtener ese permiso [de la Univ. Complutense]”. Falso: según la Ley de Incompatibilidades, Ley Orgánica de Universidades y Estatuto de la Univ. Complutense (UCM), Monedero no siguió las pautas de la UCM. Fuentes: BOE: Ley de incompatibilidades, Ley Orgánica de Universidades, Estatutos de la Universidad Complutense de Madrid

Conclusiones

El balance de las fuentes consultadas en estos programas, a tenor de lo visto, nos permitiría establecer algunas conclusiones en cuanto a tipos y características de dichas fuentes:

– las fuentes consultadas se inscriben claramente en la tipología de Fuentes oficiales;

– en muchos casos, se trata de información alojada en webs de organismos de las administraciones públicas a nivel nacional y autonómico (como es lógico, tratándose de un programa que gira en torno a informaciones políticas de ámbito español fundamentalmente),como los sitios web de diferentes ministerios del Gobierno español;

– también hay variados ejemplos de consulta de webs de instituciones internacionales (para referirnos, no lo olvidemos, a información sobre España);

– destaca asimismo la importancia de las fuentes de información legislativa, particularmente los Boletines oficiales: el del Estado (BOE) y de cada comunidad autónoma;

– y también vemos ejemplos de uso de fuentes estadísticas, como el INE.

En resumen, la relación anterior corrobora la importancia que sigue teniendo en la documentación periodística en 2015, en plena época de las redes sociales, el uso de la información que proviene de fuentes oficiales en formatos más clásicos, como: webs de administraciones públicas (en particular, del gobierno), boletines oficiales (BOE y autonómicos), fuentes estadísticas (INE), y de organismos internacionales.

Me ha llamado enormemente la atención que dichas conclusiones coinciden mucho con las de un estudio que hice hace10 años junto a Anna Cornet (Fuentes de información digital en centros de documentación de prensa: recursos web gratuitos). Repasen sino las conclusiones de dicho artículo (páginas 302-303) y vean las similitudes.

Muchas cosas habrán cambiado en el período transcurrido en información y documentación (canales, redes, hábitos de consumo), pero en esto, al parecer, diez años no es nada.

Anuncios

El Objetivo, gran ejemplo de fact checking

Cuando hace ahora dos años hablábamos en este blog de fact checking, mostramos varios ejemplos de otros países como el pionero Politifact y lamentábamos la escasa presencia en nuestro país de esta nueva especialidad periodística basada en la verificación o comprobación de datos, casi siempre en informaciones de tema político y de la administración pública, y que se nutre de documentación periodística y de periodismo de datos.

Dos años después, el fact checking y el periodismo de datos sí han llegado claramente al periodismo que se hace por estos lares, y hoy comentamos aquí el que posiblemente sea en estos momentos el mejor ejemplo de fact checking hecho en España, el programa de televisión semanal de La Sexta, El Objetivo, dirigido y presentado por Ana Pastor.

elobjetivo

Semana tras semana, El Objetivo chequea declaraciones e informaciones emitidas por políticos y personajes públicos mostrando que hay de cierto en ellas. Para ello los fact checkers del programa acuden directamente a los datos y al contraste de fuentes y su veredicto inapelable de verdad o mentira, premia o abochorna a quienes las emiten, siguiendo la senda marcada por Politifact. La verificación de la información, quintaesencia del mejor periodismo y de la mejor documentación periodística, elevada a la categoría de protagonista en un programa de una cadena generalista en horario de prime time.

Un ejemplo de entre muchos: en el último programa emitido el pasado 5 de octubre, el equipo del programa comprueba lo que hay de cierto en las afirmaciones repetidas  por diferentes miembros del gobierno según las cuales España es el país que más crece de la zona euro. La consulta de Eurostat, la fuente de información oficial de estadísticas de la Unión Europea (fuente que los documentalistas de medios conocen bien) no deja lugar a dudas.

Además, en la web de El Objetivo se puede no solamente visionar de nuevo los programas emitidos anteriormente sino también consultar la serie de artículos de Nuestras fuentes, donde se detalla la consulta de fuentes realizada para la verificación de las informaciones en cada programa. Sección muy interesante para todos aquellos interesados en las nuevas tendencias de periodismo de datos y de fact checking y totalmente recomendable para profesionales y estudiantes de periodismo y de documentación.

Comprobadores de datos o fact checkers

La comprobación de datos no es novedad para cualquier documentalista de medios – función tradicional donde los haya en esta profesión-, y tampoco, desde luego, para cualquier periodista que se precie.  Está en la base de la documentación periodística, la lleven a cabo periodistas o documentalistas. Sin embargo, la verificación de datos en raras ocasiones se sitúa en el primer plano de la noticia, en el atractivo principal de la información.

Por eso es ciertamente novedosa la tendencia popular de un tiempo a esta parte en medios de comunicación de Estados Unidos conocida como fact checking (es decir, comprobación de hechos o comprobación de datos), casi siempre centrada en la información política.

Hace poco ha estado en boca de la opinión pública norteamericana con ocasión del debate televisado Obama-Romney del pasado 16 de octubre: Romney afirmó que Obama tardó dos semanas en admitir que el embajador en Libia murió el 11 de septiembre a causa de un atentado terrorista, y  Obama replicó insistiendo en que atribuyó aquella muerte a un acto terrorista al día siguiente de los hechos. En ese punto la presentadora Candy Crowley corroboró lo manifestado por Obama, convirtiéndose así en directo en una “comprobadora de datos”. Los medios norteamericanos subrayaron posteriormente en los comentarios al debate el crucial papel como fact checker de la periodista.

Es una muestra. En EEUU se habla mucho, y más en período electoral, de fact checking. Seguramente buena parte de la culpa la tiene el éxito del servicio del diario Tampa Bay Times de Florida denominado Politifact, que fue Premio Pulitzer en 2009, un excelente servicio al que he hecho referencia en diversas ocasiones como todo un referente de producto periodístico novedoso que hace un uso intensivo de documentación. Politifact se ha especializado en analizar las declaraciones y afirmaciones de políticos y comprobar su grado de veracidad, con mención especial para las promesas electorales (véase por ejemplo su fantástico Obameter).

Así explican su cometido [traducción aproximada]: “Cada día, periodistas y documentalistas del Times examinan las declaraciones de los congresistas, el presidente, los secretarios de gabinete, miembros de lobbies, personas que declaran ante el Congreso y cualquiera que dice algo importante en política norteamericana. Tras investigar sus declaraciones, medimos su grado de veracidad en nuestro Truth-o-Meter (medidor)”. El servicio utiliza calificaciones como: verdad, casi verdad, media verdad, casi falsedad, falsedad, y, para los casos más graves, la bochornosa expresión “pants on fire”, sacada de la rima infantil “liar, liar, pants on fire”, que se podría traducir por “mentiroso, mentiroso, cara de oso”.

No solo Politifact, también la web independiente Factcheck.org, servicio de la Universidad de Pennsylvania, o la sección The Fact Checker del diario The Washington Post , famosa por sus “Pinocchio Tests”, en la que obsequian a políticos con 1 a 4 pinochos según el nivel de sus “mentiras”.

La tendencia no es exclusivamente norteamericana, ya que están surgiendo algunos productos de fact checking en países como el Reino Unido o Argentina. Es el caso del argentino Chequeado.com, que tiene como lema “la verificación del discurso político”.

No parece sin embargo que esta tendencia haya llegado como tal a los medios españoles, es decir, con la presencia de servicios o secciones dedicados a tal fin. Esto no quiere decir que no existan buenos ejemplos de artículos en los que la comprobación de datos sea protagonista (una muestra, de El Periódico de Catalunya), pero sí que la “moda” de la verificación de datos no ha llegado aquí.

¿Para cuándo un Politifact entre nuestros medios de comunicación?

Más información en TVE.

Javier Guallar